gráfico bolsa

Frases de bolsa de . . . Jesse Lauriston Livermore

Frases de bolsa de : Jesse Lauriston Livermore

  • Los inversores, a diferencia de los especuladores, son los grandes jugadores. Tras hacer una apuesta, se aferran a ella y si la operación es perdedora se arriesgan a perderlo todo.
  • Los valores se manipulan hasta el punto más alto posible, y después se venden al público en el descenso.
  • El hombre medio no desea que le digan si el mercado es alcista o bajista. Lo que desea es que le digan, de forma especifica, qué valor comprar o vender. Quiere algo por nada. No desea trabajar. Ni siquiera desea pensar.
  • El reconocimiento de nuestros propios errores no deberá beneficiamos más que el estudio de nuestros éxitos. Pero en todos los hombres, existe una cierta tendencia a evitar el castigo. Cuando asocias determinados errores con una paliza, no esperas a la segunda dosis, y por supuesto, todos lo errores cometidos en el mercado de valores, te hieren en dos puntos clave: el bolsillo y la vanidad.
  • El temor y la esperanza siguen siendo iguales que antes, no han experimentado cambios; por lo tanto, el estudio de la psicología del especulador es tan válida como antes.
  • En la mayoría de los casos el objeto de la manipulación es, vender al público, al mejor precio posible. No es solo cuestión de vender, sino de distribuir. Obviamente, es mucho más conveniente que un valor esté en manos de mil personas, y no en manos de un solo hombre.
  • Hay muchos miles de personas que compran y venden valores especulativamente, pero el número de especuladores con beneficios es pequeño. En cierto modo, el público está siempre en el mercado, por lo tanto, se puede decir que el público siempre sufre pérdidas.
  • Hay tres tipos de personas: Los que aprenden por conocimiento, los que aprenden por experiencia y los que nunca aprenden.
  • Las personas racionales, actúan de forma irracional cuando tienen miedo, y la gente tiene miedo cuando empieza a perder dinero, nuestra forma de razonar se atrofia. Está implícito en nuestra naturaleza humana. No podemos rechazarlo. Debemos aceptarlo.
  • Los enemigos mortales del especulador son: la ignorancia, la codicia, el miedo y la esperanza.
  • Los mercados nunca están equivocados; las opiniones a menudo.
  • Los principios del éxito en la especulación de valores se basa en la suposición de que la gente, en el futuro, seguirá cometiendo los mismos errores que se cometieron en el pasado.
  • Los tontos han intentado siempre conseguir algo a cambio de nada, y la gran atracción de todos los “booms bursátiles” es siempre, un instinto de juego elevado por la avaricia y por un desmedido deseo de prosperidad. La gente siempre busca dinero fácil.
  • No hay nada como perder todo lo que tienes en este mundo para aprender lo que no debes hacer. Y cuando sabes lo que no tienes que hacer para no perder dinero, empiezas a aprender lo que hacer para ganar. ¿Lo entienden? ¡Empiezas a aprender!
  • Otra lección que aprendí pronto es que no existe nada nuevo en Wall Street. No puede haberlo porque la especulación es tan vieja como las montañas. Cualquier cosa que suceda en el mercado hoy, ha sucedido antes y sucederá otra vez.
  • Siempre he encontrado beneficioso el estudio de mis errores.
  • Solo hay un lado del mercado, y no es el lado alcista ni el lado bajista, sino el lado correcto.
  • Un hombre debe creer siempre en sí mismo y en su juicio si piensa ganarse la vida en este juego. Por eso es por lo que no creo en las recomendaciones de valores concretos.
  • Algunas veces pienso que la especulación debe ser un negocio innatural, porque observo que el especulador medio lucha contra su naturaleza. La esperanza y el miedo son inseparables de la naturaleza humana.
  • No sucede nunca nada nuevo en el negocio de la especulación o las inversiones en valores y materias primas.
  • Siempre y cuando una acción esté actuando bien, y el mercado también, no se tenga prisa en recoger beneficios.
  • Nunca compre una acción porque haya tenido una gran caída de su máximo anterior.
  • Nunca venda una acción porque parezca cara.
  • Nunca promedie las pérdidas.
  • El lado humano de cada persona es el mayor enemigo del inversor medio o del especulador.
  • Los grandes movimientos necesitan tiempo para desarrollarse.
  • No es bueno ser demasiado curioso sobre todas las razones que existen detrás de los movimientos de los precios.
  • Pocas personas alguna vez ganan dinero con los consejos. Cuidado con la información privilegiada. Si existiese el dinero fácil, nadie vendría a ponerlo en tu bolsillo.

2 comentarios en “Frases de bolsa de . . . Jesse Lauriston Livermore”

  1. “El hombre medio no desea que le digan si el mercado es alcista o bajista. Lo que desea es que le digan, de forma especifica, qué valor comprar o vender. Quiere algo por nada. No desea trabajar. Ni siquiera desea pensar.”

    ¡Que grandisima verdad!…: NI SIQUIERA DESEA PENSAR. y la manipulación encuentra el campo abonado….

    Gracias Albert

    1. La combinación perfecta: mentes que no quieren pensar, con las mentes que quieren pensar por ti . . .

      Creo que es de Terry Pratchett la frase :

      «El problema de tener una mente abierta, por supuesto, es que la gente se empeña en llegar y tratar de poner cosas dentro.»

      Saludos!

Los comentarios están cerrados.