2 comentarios en “Engañando al cerebro con letras y colores”

  1. ¿Conoces alguien sinestésico? A pesar de un comentario que hice, yo no lo soy. Sabrás, seguro, que todos lo somos al nacer, y la cultura nos “poda”, ¿verdad?

    ¿Sabías que Nabokov era sinestésico? Para él, la misma letra era siempre del mismo color…

    Y acabo de encontrar esto:

    El desencuentro del escritor con la música en general y con el jazz en particular puede atribuirse a que “Nabokov sufría alguna forma de amusia”, como sugiere el conocido neurocientífico Oliver Sacks en Musicofilia (Anagrama, 2009). Nada nuevo para el pequeño Vladimir, que ya con siete años descubrió que -como su madre- él padecía lo que se ha venido a llamar audición coloreada, un cierto tipo de sinestesia que relaciona directamente las notas musicales con el color, atribuyéndole a cada gama cromática su nota correspondiente.

Los comentarios están cerrados.